Acabados de los materiales:

Al material podemos dejarle un acabado bruto: Superficie cortada sin ningún tipo de acabado. O darle un acabado texturado: Acabado superficial obtenido por un segundo tratamiento a partir de acabados cizallados o cortados con disco.

Este acabado texturado puede ser:

Acabado texturado fino: Cuando la máxima diferencia entre picos y depresiones superficiales es de 0,5 mm (por ejemplo: pulido, apomazado, serrado).

Pulido: Tratamiento superficial para producir un acabado brillante.
Apomazado: Superficie mate o poco pulida.
Serrado: Acabado resultado de serrar los bloques con flejes diamantados o con discos de diamante.

Acabado texturado grueso: Cuando la máxima diferencia entre picos y depresiones superficiales es superior a 0,5 mm (por ejemplo: abujardado, flameado, granallado o arenado).

Abujardado: Acabado obtenido utilizando una bujarda (herramienta de percusión para hacer una superficie rugosa que dispone de un cabezal cuadrado provisto de pequeños dientes o puntas piramidales) o una máquina automática de abujardar (máquina que consta de rodillos de alimentación y una viga colgante que soporta un martillo neumático de abujardar).
Flameado: Textura superficial obtenida por tratamiento térmico de la piedra utilizando una llama de alta temperatura.
Envejecido: A partir de material con un acabado flameado, se logra envejecerlo aplicando un lavado para eliminar impurezas y un tratamiento en línea mediante 4 cabezales con distinto grano de abrasivo automatizado y con agua sin aditivos.
Granallado: Acabado resultado del impacto de la granalla impulsada por aparatos de chorro.
Arenado: Acabado resultado del impacto de la arena impulsada por aparatos de chorro.


Slide con imágenes de varias máquinas en nuestras instalaciones en procesos de acabados diferentes.